inicio

 

Lapsos de iracundia (bitácora a la antigua)

 

En el principio todo se trataba de texto

---



16/02/2008



Gopherspace o el trilobite de la comunicación hipertextual



Antes de que la navegación en sitios ajenos se diera sólo a través de la World Wide Web mediante el protocolo http (es lo que se conoce como internet), y cuando todo este asunto de la navegación consistía sólo en ver texto (la multimedia a la que se podía acceder consistía en todo caso en archivos musicales midi o mod, archivos de imagen gif o incluso arte ascii), el espacio de navegación que nos lo permitía se llamaba gopherspace.

Después de una consulta a una de las tantas bases de datos que ofrece The DICT Development Group, obtuve esta información:

Según la entrada que nos ofrece el Jargon File (4.3.1, 29 Jun 2001), gopher (s.), es “una variedad de servicio de Internet que surgió alrededor de 1991 y cayo en desuso hacia 1995 por la aparición de la World Wide Web. Gopher emplea una interfaz con tipo de menú que representa un árbol o una gráfica de vínculos, dichos enlaces pueden consistir en documentos, programas ejecutables, u otros menúes gopher arbitrariamente por toda la red.

Se ha dicho que el software gopher, elaborado originalmente en la Universidad de Minnesota, fue nombrado en alusión al mote genérico que reciben los equipos de dicha institución: Minnesota Gophers. Otras afirman que la palabra deriva del caló estadounidense, en el que 'gofer' (derivado de “go for”, dando a su vez origen al término “go fer”) [N. del T.: “ir por”], alguien cuyo trabajo es correr y recibir cosas [N. del T.: “mandadero”]. Finalmente, es sabido que los gophers cavan túneles de gran longitud, y la idea de hacer “túneles” a través de la red para localizar información fue una metáfora definitoria para los desarrolladores. Probablemente esas tres versiones sean verdad, pero las primeras dos surgieron inicialmente y la descubiera metáfora del gopher y los túneles agregaron sabor e ímpetu al desarrollo del proyecto desde su etapa de planteamiento.

A su vez, The Free On-Line Dictionary of Computing (27 SEP 03), plantea que

gopher

(Es) Un sistema distribuido para la obtención de documentos que se originó en el Campus Wide Information System de la Universidad de Minnesota, y que fue popular a inicio de los 1990s.

Gopher es definido en RFC 1436. El protocolo es una especie de forma primitiva de HTTP, pero que expresa el equivalente del MIME Type de un documento con un código de una letra que refiere al Gopher object type. Al tiempo de redactar este artículo (2001), todos los navegadores web deben tener la capacidad para acceder a servidores gopher, aunque ya existen muy pocos.

Tim Berbers-Lee, en su libro Weaving The Web (pp. 72-73), expresa su opinión acerca de que no es tanto que las limitaciones del protocolo gopher hayan orillado a la gente a abandonarlo en favor de HTTP/HTML, sino los yerros legales en que incurrió la universidad donde fue desarrollado:

Fue por esa época, en la primavera de 1993, que la Universidad de Minnesota decidió que cobraría por derechos de uso (licencias) a ciertas clases de usuarios que quisieran usar gopher. Dado que el software gopher estaba tan difundido, la universidad comenzaría a cobrar cuotas anuales. El navegador, y el acto de navegar, sería gratuito, y el software de servidor podría mantenerse gratis para instituciones educativas y sin fines de lucro. Pero cualquier otro usuario, notoriamente empresas, tendrían que pagar por el uso de software de los servidores gopher.

Éste fue tomado como un acto de traición en el ámbito académico y en la comunidad de Internet. Aún si la universidad nunca cobrara un sólo céntimo, el hecho de que hubiera anunciado que se reservaba el derecho a cobrar a la gente por el empleo de los protocolos gopher significaba que se había propasado. El uso de la tecnología es muy riesgoso. La industria se deshizo de gopher como de una papa caliente.

(2001-03-31)

Es obvio que la inmensa mayoría del tráfico que circula a través de Internet se hace a través de la WWW. Se ha desarrollado de una manera indiscutible. Sin embargo, aún existe el Gopherspace, pues todavía hay servidores que emplean dicho protocolo.

Se trata de un protocolo, más que extinto, en peligro de extinción. Hay pocos individuos de esta especie, y su crecimiento poblacional tiene un ritmo mucho más lento que el de otras tecnologías, pero recalco que todavía está vivo.

Si se quiere tomar así su existencia es incluso anómala.

A mí me agradaba este protocolo dado que su uso privilegia la búsqueda de texto por sobre otro tipo de archivos. No se hace mención en los textos citados anteriormente que gopher estaba hecho a la medida de las capacidades de equipos informáticos y de las conexiones a la red de aquella época. No se tenía entonces a disposición de los usuarios las velocidades de conexión o el ancho de banda que empleamos en el presente para ver esas páginas contemporáneas llenas de widgets, animaciones flash, imágenes y demás objetos multimedia. Lo más eficiente para las velocidades alcanzadas con un fax/módem antiguo era bajar archivos ascii, de texto. El acceso a esas redes era costoso y con límites de tiempo y de espacio: no era un servicio presente en cada casa, como pudiera serlo ahora. Así que servía para algo esencial como buscar información textual que merecía el esfuerzo de conectarse con una terminal para obtenerla. La búsqueda de información valiosa. Y en el presente, con las conexiones de banda ancha que tenemos, es sumamente veloz.

Todavía se puede utilizar, y en ciertos servidores se cuenta con buscadores, así que es factible encontrar información valiosa aún, aunque pueda parecer a la mirada de muchos como prescindible dado que no va acompañada de lucecitas, imágenes o demás adornos.

(De acuerdo, también las lucecitas pueden ser información interesante, pero no todo el tiempo).

Otra cosa encomiable por parte de los administradores de servidores gopher es que privilegian la colocación de vínculos a otros sitios, permitiendo así una navegación efectiva. La visita se puede extender para conocer otros lugares, con la promesa de encontrar algo de interés en cualquier lado. No es como esas páginas en las que uno entra en el ego laberíntico de los que pusieron la página convertido en código html.

Hay varios servidores gopher que recuerdo de memoria, y que pongo aquí a continuación:

Disfruten de este fósil viviente de la navegación antes de que desaparezca por completo. Puede ser una experiencia de aprendizaje si se le dedica un poco de tiempo.

¡No todo son las luces brillantes!

---

14/02/2008



Próximamente: Gopher

No estaba muerto, simplemente es un protocolo discreto.

Si tienes algún navegador de la familia de Netscape (Navigator, Mozilla, K-Meleon, Sea Monkey, Firefox, Phoenix, Camino, o algún otro que se me olvide mencionar) visita este vínculo:

gopher://sdf.lonestar.org

Si tienes Opera el esfuerzo es inútil: simplemente no funciona.

Con Internet Explorer, pues no hay mucho que decir, más que “te gusta vivir al filo del peligro”.

Ciao.

 ---

13/02/2008

 

Naftalina y su álbum (jocosamente) conceptual

 

Ahora que estoy tratando de ahorrar ancho de banda y bytes en el disco duro escribiendo páginas a la antigua, me corresponde hablar de un disco que me ha parecido hilarante a la vez que me ha dejado pensando sobre la música contemporánea en México.

 

El grupo mexicano de rock Naftalina, formado por veteranos del género cuya participación se remonta hasta la década de los 1950, publicó en 1987 el disco “Historia del rock de aquí de México”. Se trata en toda la extensión del término de un álbum conceptual, ya que de principio a fin se ocupa del desarrollo de varias ideas que son la guía de todas las canciones. En una panorámica del género a lo largo de 30 años se describe como una generación entera de rockanroleros estaba entrampada entre el amateurismo y la imitación, aún cuando no carecían por ello de entusiasmo por la música.

 

Aunque el tema del álbum pueda parecer con esa descripción engorroso y solemne, la gran sorpresa para un servidor al oír cada canción fue descubrir que estos músicos, participantes de esa historia, encontraron en el humor la herramienta para ejercer la autocrítica.

 

Dado que la historia del género en México consiste en una infatigable cadena de imitaciones, plagios, homenajes de grupos estadounidenses e ingleses (“fusiles” en el habla popular de México, Distrito Federal), la estructura de todas las canciones es semejante: se toma la música una canción conocida y se le pone una letra que le quede, aunque sea a fuerzas.

 

Puede sonar exagerado a algunos, pero creo que este disco es el testamento de toda una época del rock mexicano.

 

En palabras de Naftalina:

 

Me hice la ilusión

De ser muy chingón

Pero fui un bolsón

Me faltó un montón

De imaginación

 

Fusilándote

Fusilándome

Fusilando a todos

Sin saber por qué

 

Me hice la ilusión

De ser muy chingón

Pero fui un bolsón

Me faltó un montón

De imaginación

 

Pero fui un bolsón

Me faltó un montón

De imaginación

 

Pero fui un bolsón

Me faltó un montón

De imaginación

 

Pero fui un bolsón

Me faltó un montón

De imaginación

 

Me faltó un montón

De imaginación

 

Me faltó un montón

De imaginación

 

Me faltó un montón

De imaginación

 

Me faltó un montón

De imaginación

 

 

Esta canción se llama “Rock del fusil” y lleva la música de “Every Breath You Take”, a su vez un éxito de The Police.

 

Me queda la duda:

¿El rock mexicano de verdad ya rebasó esa etapa de plagios? ¿O es que los músicos actuales son cada día más arrogantes, dándoselas de originales aunque lo que hacen dependa de las ocurrencias de cualquier gringo de rango medio?

 

Se me hace que este álbum no es tanto un testamento.

 

Mas bien parece una vigente declaración de principios.

 

 

---

 

13/02/08

 

Portada del disco de Naftalina

 

 

Imagen cortesía de:

http://sangrepesada.blogspot.com

---





 Dudas, comentarios e incluso felicitaciones dirigirlas al

Administrador del sitio: ira.kundera@gmail.com