Reclamos y servicios

Acostumbro a pagar mis cuentas a tiempo, antes de que se venzan. Afortunadamente estoy en posibilidades de hacerlo, y lo que me lleva a hacer de ese modo es evitar al máximo cualquier inconveniente y molestia de tratar con las instancias de atención a clientes.

A pesar de mis cuidados de vez en vez me encuentro, de manera más bien fortuita, con problemas por resolver, como la ocasión en que no se me hizo capturó correctamente el pago de un servicio que no mencionaré. Un tanto para mi sorpresa el trato del personal de atención al cliente de dicho prestador de servicio fue expedito y de gran ayuda. Mi problema se resolvió sin contratiempos.

Tal vez no sea cuestión de suerte sino de tener los elementos para hacer un reclamo válido. He visto testimonios de quienes reclaman sin tener realmente razones para que se les resolviera a favor su problema, y en ese caso se dan por engañados y estafados.